A todos nos gusta comer, pero debido al ritmo de vida que llevamos no tenemos tiempo para cocinar y acabamos comiendo cualquier cosa. Muchas veces por holgazanería o desconocimiento pagamos mucho dinero por algo que no nos llevaría más de 10 minutos cocinar y eso es lo que pretendemos enseñar en este blog.

lunes, 24 de septiembre de 2007

Potaje rápido

Ayer estuve muy liado hasta tarde y como no tenía mucho tiempo para hacer la comida cogí unos garbanzos de bote y unas espinacas congeladas y me he montado una especie de potaje con un resultado bastante satisfactorio. Como siempre hecho muy rápido y manchando poco.

Tiempo de preparación: 12 minutos

Ingredientes (Para dos personas):

  • Un bote de garbanzos (400 gr)
  • 400 gramos de espinacas congeladas
  • 50 gramos de tiras de bacón
  • Media cebolla
  • Un par de dientes de ajo
  • Medio vaso de vino (125 ml)
  • Aceite de oliva
  • Pimentón dulce y picante
  • Sal
Preparación:

Metemos 5 minutos las espinacas en el microondas a máxima potencia. Mientras, en una sartén echamos un chorro de aceite, (unas 4 cucharadas), la ponemos a fuego medio y una vez caliente echamos la cebolla que previamente habremos cortado en trozos medianos y los dientes de ajo cortados en láminas.


Cuando la cebolla comience a cambiar de color echamos el bacón cortado en tiras. Lo dejamos un minuto y añadimos las espinacas. Mezclamos bien con el resto de los ingredientes y añadimos los garbanzos con su líquido y todo. Lo mezclamos todo bien y lo dejamos otro minuto.

Finalmente incorporamos una pizca de sal, media cucharadita de pimentón picante, una cucharada de pimentón dulce y el vino. Removemos bien todo y lo dejamos al fuego un par de minutos para que se pierda todo el alcohol.

3 comentarios:

Marcedira dijo...

AGHHHHH me encanta el potaje. Esta la pruebo seguro.

Alfonso dijo...

Este mismo plato me lo pusieron el otro día en un restaurante familiar típico de pueblo; de hecho el restaurante estaba en una inmensa casa de pueblo antigua, con una decoración impresionante, que dejaba por los suelos a los catálogos del corte ingles.

El caso es que el plato iba en un perol de esos antiguos negros con pintas blancas, y estaba buenísimo, y eso que a mi no me van los potajes.

Es justo justo la misma receta. Lo probaré seguro también.

Manuel Gómez dijo...

La verdad es que muchas veces comemos algo en un restaurante y si investigamos un poco nos damos cuenta de que la receta es realmente sencilla de hacer.

Esta versión es una express, pero hacerlo en cazuela o olla rápida de la manera tradicional es igual de sencillo, solo que la cocción dura un poco más de tiempo.

Un saludo